Archivo de la categoría: REPORTAJE

Imágenes en cadena.

El interés de conocer el interior de los artistas populares de Oaxaca conduce al observador a mirar los hombres que trabajan el barro para crear las formas culturales de su pasado y reconocer las transformaciones que van acumulando conforme el tiempo indica las pausas para atrapar momentos y plasmarlos en una pieza concreta que mantiene vivas esas tramas de la realidad.

Haciendo un recorrido por la imaginación simbólica de la obra de arte popular se llegan a contemplar relatos que se organizan en juegos de composiciones ubicando personajes en un tiempo y espacio determinados, donde los conflictos afectivos de la vida individual se entretejen con la complejidad de la realidad colectiva.

Demetrio García Aguilar, artista popular de Ocotlán de Morelos Oaxaca, expresa las relaciones que establece con su entorno para modelar en sus representaciones el sentido de la vida, en las cuales ancla las dualidades; la vida y la muerte, el hombre y la mujer, el sol y la luna para abstraer en una estructura de barro el círculo de la vida que implica nacer, crecer, reproducirse y morir.

Este proceso de construcción que inicia con la lluvia de ideas formuladas en un boceto, se plasma al entrar en contacto con la materia, en el cual la narrativa se va fortaleciendo al incluir los rasgos estéticos que delinean el estilo realístico que intenta plasmar el artista.

Esa conservación de rasgos naturales se manifiesta en el empleo de texturas tomadas de la naturaleza de los objetos, tal como lo describe en la elaboración de la obra llamada “Plaza muerta” en la cual deposita flores de Cempasúchil en la espalda y brazos de la muerte, asignando en los pélalos colores en tono original; naranja, amarillo y rojo, adquiriendo con ello un efecto realista impresionante.

En esa misma línea Demetrio García aclara que la combinatoria de colores en su producción van en tonos oscuros, prevaleciendo los fondos fríos con la aplicación de luz, mediante el uso de matices cálidos a manera de destellos, favoreciendo el contraste de formas para realzar algunos aspectos de la composición, pues hay que precisar la importancia de diferenciar la disposición de jerarquías en la pieza para conseguir el equilibrio y armonía que necesita expresar el discurso de la obra de arte popular.

Un ejemplo de la articulación de formas donde se ejecuta el movimiento, clasificación de elementos y el trabajo de escalas en las unidades de la memoria que se procura detallar quedan reveladas en la inclinación del artista popular, a quién se mira puliendo la figura de una mujer embarazada, donde se perfila el rostro del hombre y la mujer, fundiendo en la base la unión del óvulo y el espermatozoide para destacar la fecundación que genera una transformación, dibujándose en el seno de la madre un feto que muestra el inicio de una vida.

La mujer como esquema primordial en la obra de la familia Aguilar, retoma en el actividad del artista popular un apoyo afectivo, porque percibe en ella cualidades que refieren valentía y fortaleza al ser dadora de vida, fuente de alimentación, cuidado, motor que impulsa y lleva consigo nueve meses a una nueva vida con la que se comunica en lo emocional.

Tomando como fundamento la significación que elabora Demetrio García se organiza un producto cultural cargado de simbolismo y variabilidad de saberes, pues en su estilo retoma las influencias del imaginario precolombino y lo aprendido de su entorno, aunque también demuestra la facilidad de adoptar concepciones foráneas tal como lo explica en la conformación de su primer pintura, utilizando un personaje de caricatura, el pato Donald que discrepa con el contenido que se implanta al hacer su primer pieza para el concurso titulado “Decimo juegos deportivos y culturales para la niñez mexicana” en su participación con “La muerte de las siete regiones”, en la que imprime rasgos de artistas nacionales, mostrando una representación de la comunidad oaxaqueña, obra que diverge en su trabajo más actual y especializado dirigido a coleccionistas, donde se aproxima a la caricaturización de personajes del cine mexicano, lo cual es parte de la experimentación de temáticas y búsqueda de una modalidad personal.

En esa lucha de años por aquilatar su estilo llega a concentrarse en la temática de la muerte, tomando como base el esqueleto, el cual considera fuente de diversas aplicaciones, porque a partir de esa configuración se le facilita la creación de semblanzas y representaciones de personajes en variados comportamientos.

En resumen la conformación de la obra de Demetrio García toma firmeza gracias a una vivencia contundente que hizo reformar su cosmovisión, pues al estar al filo de la muerte se da cuenta de su realidad, concibiendo desde entonces que la muerte no es tan dramática, porque en su perspectiva hay vida después de la vida, “ya que si nos proyectamos, no somos más que esqueletos con pellejo caminando”, es por tal motivo que en su trayecto delimita calaveras bailando, pensando, carcajeándose, simulando en diversas posiciones, la dinámica de la vida y la muerte.

Finalmente declara que después de la muerte seguirá cambiando su obra, es decir su búsqueda no terminará, puesto que sus aspiraciones las ha montado en una máquina atemporal, pues su gran recompensa es continuar haciendo su labor y disfrutar de sus producciones.

Por: Elvia González Martínez

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo REPORTAJE